Al elegir lo simple me genero un gran afecto por los detalles, por las pequeñas cosas,… que al final siempre son mejor que las grandes. (En este caso en un charco de Roma)