La más poderosa arma contra el estrés es nuestra capacidad de elegir unos pensamiento sobre otros.
¿Es fácil? Por supuesto que no.